Páginas vistas en total

sábado, 24 de septiembre de 2016

10 Consejos Para Que Los Docentes Motiven A Sus Alumnos

10 Consejos Para Que Los Docentes Motiven A Sus Alumnos

¿Tienes un profesor que te haya marcado? ¿Fue algo positivo o negativo? ¿Qué hizo para que, a más de 20 años de egresado del colegio, aún lo recuerdes? Estas son algunas de las preguntas que motivaron esta lista de consejos con algunas soluciones fáciles de implementar pero con gran repercusión sobre los estudiantes. Míralas:

1. Llevar vídeos cortos que motiven a los alumnos, dependiendo de su edad

Aunque a veces cuesta el uso de la tecnología, y el material no se encuentra tan fácil en Internet o no sabemos como descargarlo es importante contar con esta herramienta ya que hay mucho material disperso con mensajes muy concretos. Es una herramienta con la que todos los alumnos se “enganchan” y uno puedo comenzar la clase con de forma dinámica y obtener mejor resultado en cuento a la participación del grupo.

2. Llevar actividades lúdicas

Realizar juegos y ejercicios físicos para que las realicen los alumnos, distendiendo el ambiente y predisponiéndolos positivamente para la clase.

3. Que los alumnos comenten sus experiencias y vivencias del fin de semana

Esto, con el fin de empatizar y entablar una conversación entre ellos y el profesor. El aprendizaje comienza desde las experiencias vividas por cada alumno, lo que lo hace más significativo.

4. Ser práctico y teatral

Que el profesor lleve un elemento desconocido a la sala de clases con el fin de llamar la atención de sus alumnos. Ejemplo: profesor de biología llega con huesos de vacas. Profesor de historia: con sombrero parecido al de Napoleón.

5. Realizar actividades diferentes

Por ejemplo, que se acuesten en el suelo y que recuerden buenos momentos que han tenido durante el año escolar. El foco es que sea bien practico. Todo lo que explicamos sea con una dinámica. Primero el ejemplo y luego la conclusión. Hacemos que de los juegos se evidencien ciertas cosas, que operan de manera inconsciente y después sacas lo que pasó y se dice la parte más conceptual. Apoyamos lo que enseñamos en actividades prácticas y vamos variando el medio sobre los que pueden manifestar su aprendizaje los alumnos cuando el tema es muy largo.

6. Generar debates en tornos a temas de interés en sus alumnos

Dependiendo de su edad. Dar espacios de opinión. Que los alumnos se sientan que tiene algo que decir y no ser indiferentes. Esto los hace sentirse validados y les incentiva a involucrarse y comprometerse emocionalmente con el tema, a buscar por sus propios medios argumentos para sostener su opinión. Además, les permite desarrollar su personalidad.

7. La imagen que el profesor proyecta a sus alumnos debe ser alegre, desafiante, inspiradora y motivadora.

Lo que nos interesa cambiar es el profesor como una autoridad fría y distante.
Esto tiene que ver con otra noción de respeto, que no es por el castigo sino con la empatía por esa persona. Esto tiene mucho más impacto en cómo se relacionan los niños con los demás, con los adultos. Si tienen un adulto castigador, el día de mañana no sabemos si van a poder relacionarse bien con una autoridad.

8. Enseñar con el ejemplo

La relación profesor-alumno tiene que cuidarse súper harto y uno se cuida un montón. No podemos decir que no sean violento y después reaccionar nosotros con golpes en la pizarra o un grito. De esta forma ellos aprenden a hacer caso ante el miedo y no ante el amor que en un principio pusimos cuando le pedimos de buena manera las cosas..

9. Dar el espacio a los alumnos para que pregunten….para luego devolverle las preguntas

No se trata de que el profesor no se haga cargo de su tarea educativa, pero tampoco que le dé todo “masticado” al alumno. Es importante incentivar la reflexión en el alumno y poder entablar un diálogo entre las partes. Que ellos lleguen a sus propias conclusiones.

10. Recordar a los profesores que nos marcaron positivamente y replicar lo que realizaban ellos.

Cada vez es más evidente que hubo algunos docentes que nos marcaron. Esos profesores son una brújula para nosotros.
Si alguno de ustedes es profesor y usa otra técnica para motivar a su alumnos, los invitamos a compartirla. Si por otro lado, fueron alumnos de alguno que los marcó positivamente, también les damos el espacio para que compartan su experiencia y para que se transmita a otros, para que cada vez impacten más positivamente los docentes y los padres, que también son formadores en sus casas.

lunes, 4 de enero de 2016

La Violencia de los Hijos Esther Calvete

Narcisista, con aires de grandeza y con la sensación de tener derecho a todo, éste es el perfil del hijo que, sobre todo llegada la adolescencia, tiene actitudes violentas hacia sus padres. Lo dice un estudio elaborado por, entre otros, la investigadora de la Universidad de Deusto Esther Calvete y que se acaba de publicar en la revista especializada Developmental Psychology.
A lo largo de tres años, el equipo liderado por Calvete ha trabajado con 591 adolescentes vizcaínos y también con sus padres, con el objetivo de averiguar cuál es el caldo de cultivo de las agresiones de hijos a padres, una cuestión en sí difícil de estudiar porque, según se lee en el informe, "hijos abusadores y padres abusados son reacios a admitir que está ocurriendo este tipo de agresión". Hay pocos estudios al respecto y éste es el primero que examina el enlace entre el narcisismo y la violencia de hijos a padres.
Dos grandes escenarios son los que influyen en la posibilidad de que un niño se convierta en un adolescente agresivo. El primero, un ambiente violento, un hogar en el que el niño se ve expuesto directamente a la violencia. Por ejemplo, cuando los padres se agreden entre ellos o cuando uno agrede al otro. El segundo tiene que ver con la ineficiencia de los padres, con progenitores "excesivamente permisivos" o con "carencias afectivas".
"Donde la agresión es algo común, los hijos desarrollan un alto concepto de sí mismos, al tiempo que se sienten alejados, desconectados y rechazados a la vez. Hemos comprobado que, en quienes detectamos un ambiente violento durante el primer año de investigación, hubo agresiones de hijos a padres en el tercer año de estudio", se lee en el informe.
En aquellas familias en las que se detectó, durante ese primer año de investigación, un entorno en el que el calor humano era prácticamente inexistente, a lo largo del segundo año se observaron las consecuencias de esa falta de afecto ambiental en el desarrollo narcisista y en sentimientos de sentirse desconectado y poco querido de los adolescentes. Finalmente, hay diferencias en el desarrollo de la conducta agresiva entre chicos y chicas.. "El narcisismo pronostica la agresión de hijos a padres sólo en los chicos", sostiene el informe. En cambio, en las chicas es mas importante el desarrollo de sentimientos de desconexión y de no ser querido por los demás. La exposición a la violencia familiar, como agresiones del padre a la madre, es un indicador de violencia hacia los padres y madres tanto en chicos como en chicas.

La exposición a la violencia

Vivir en un entorno violento, o donde con cierta asiduidad hay episodios de agresividad, predispone a la violencia, incluída aquella que pueden acometer los hijos contra sus padres. Si esa violencia se dirige del progenitor al hijo o se desarrolla entre los padres, existen más posibilidades de que el hijo pueda heredar el gesto y ser violento en poco tiempo, según este estudio.

Estilo familiar

Hay dos tipos de familia que pueden influir en el posible carácter de los hijos a medida que se conviertan en adolescentes. Uno es aquel que se caracteriza por la permisividad y, otro, aquel en el que falta calor. "Los progenitores permisivos se asocian a las agresiones de hijos a padres, algunos estudios afirman que cuando los padres son demasiado permisivos y no se ocupan de sus hijos éstos tienden a adoptar el rol de padre. Este cambio de roles puede producir conflictos entre padres e hijos y, en última instancia, agresiones. Por ejemplo, los hijos pueden enfadarse y ponerse agresivos con los padres cuando éstos no cumplen sus funciones para con ellos"
Allí donde escasea el apoyo, el afecto y una comunicación positiva también hay posibilidad de que se generen escenarios de agresividad entre hijos y padres. "Los progenitores perceptivos y cariñosos pueden influir a sus hijos a la hora de adoptar estrategias no violentas para conseguir logros y expresar indignación o enfado. Por el contrario, en hogares fríos donde los integrantes viven distantes puede provocar en los hijos mala adaptación y la imitación de sus estrategias agresivas, así como sus patrones de interacción".

jueves, 30 de julio de 2015

José María Buceta (1956) es doctor en Psicología por la Universidad Complutense, máster en Psicología Clínica

RESUMEN DEL LIBRO

MANUAL DE CABECERA PARA PADRES DE DEPORTISTAS JÓVENES
Que también se recomienda a entrenadores, directivos, árbitros, psicólogos y otros con responsabilidades en el deporte de base.
Con cierta frecuencia, sabemos de padres de deportistas jóvenes que insultan a los árbitros, interfieren en las funciones del entrenador y presionan a sus hijos; padres obsesionados con el éxito de su chico que pierden los papeles y sacan el deporte del contexto que le corresponde. Los casos extremos que hacen más ruido son una minoría, pero otros muchos padres, a pesar de sus buenos propósitos, meten la pata por falta de información sobre el deporte, los deportistas y el papel que a ellos les correspondería desempeñar; más aún, si carecen de habilidades para controlar su motivación, sus emociones y su comportamiento.
Sin el apoyo de los padres, muchos jóvenes no harían deporte. Además, la influencia que tienen sobre sus hijos es determinante, por lo que su actuación es clave. No basta con transportar a los chicos y pagar los gastos. Es importante que se involucren y colaboren como «padres de alto rendimiento», asumiendo sus funciones y respetando las de los demás, sumando para que el deporte resulte beneficioso y no perjudicial.
La intención de este libro, ameno y muy práctico, es ayudar a los padres a comprender mejor el deporte de sus hijos, a los propios chicos, a los entrenadores y a ellos mismos, con el propósito de optimizar su funcionamiento como padres de deportistas. También, que los entrenadores, directivos, psicólogos y otros responsables comprendan a los padres y les ayuden a desarrollar su labor. Conseguir que los niños y los adolescentes se beneficien de su paso por el deporte es un objetivo ambicioso que será más alcanzable si se trabaja bien en equipo. Y los padres también juegan en ese equipo. 

José María Buceta (1956) es doctor en Psicología por la Universidad Complutense, máster en Psicología Clínica por la Universidad de Manchester, entrenador superior de baloncesto y, desde hace veintiocho años, profesor titular de Psicología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España (UNED). Seleccionador nacional de baloncesto femenino (de España: 1985-1992; de Bulgaria: 2009-2012) y reconocido es pecialista en los ámbitos de la Psicología del deporte, el liderazgo, el coaching y el hablar en público, ha participado en tres Juegos Olímpicos. En 1998-2000, elaboró el programa Young Coaches 2000 de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) para la formación de entrenadores que trabajan con jugadores jóvenes, cuyo libro «Basketball for young players: guidelines for coaches» ha sido traducido a varios idiomas. En el periodo 2001-2007 dirigió el gabinete de Psicología del Real Madrid, trabajando con fútbol y baloncesto, donde regresó en 2009-2010 para colaborar con el primer equipo de baloncesto. Desde 1999, es el responsable de las asignaturas de Psicología deportiva en los cursos para la titulación de entrenador de la Real Federación Española de Fútbol, donde ha publicado tres libros de texto, y a partir de 2007, colabora con los árbitros de ba loncesto de FIBA Europa en su preparación psicológica durante los Eurobaskets. Desde 1995, dirige el Máster en Psicología del Deporte de la UNED, donde se han formado cerca de mil profesionales de diecisiete países de Europa, América y África. También dirige, desde 2008, el Máster en Psicología del Coaching de esta universidad, centrado en la formación de profesionales interesados en el alto rendimiento empresarial, personal y en otros ámbitos. El Dr. Buceta imparte numerosos cursos y conferencias en España y otros países de Europa y América. Asímismo, trabaja como psicólogo y coach con deportistas, entrenadores, empresarios, directivos y otros profesionales. Desde 2003, es consultor externo de la multinacional farmacéutica Chemo. Entre sus numerosas publicaciones destacan dos libros relacionados con la psicología deportiva: «Psicología del Entrenamiento Deportivo» y «Estrategias Psicológicas para Entrenadores de Deportistas Jóvenes», publicados por Dykinson. Además, tiene un blog en el que publica asiduamente (chemabuceta.blogspot.com.es). Ahora, en «Mi hijo es el mejor, y además es mi hijo» comparte sus conocimientos y extensa experiencia en el deporte y la Psicología, abordando con rigor y de forma muy amena uno de los temas más actuales y trascendentes en el entorno de los deportistas jóvenes: sus padres. 

martes, 28 de julio de 2015

Las Leyes del Sistema del amor

Me gustaría transmitiros lo que Bert Hellinger fue descubriendo a través de la conducción de muchas, muchas constelaciones. Me estoy refiriendo a lo que llamamos los Órdenes del Amor.


Los ÓRDENES DEL AMOR son las leyes básicas que rigen los sistemas humanos. Son leyes naturales que tienden a generar orden en las relaciones. Un orden a partir del cual el amor puede fluir a través de sus miembros. La transgresión de estos órdenes será origen de conflictos, y discordancias internas que pueden llegar a manifestarse como distintas patologías psíquicas y físicas. El sistema familiar humano se comporta como un sistema orgánico y regido por leyes físicas.

La 1ª ley  de la PERTENENCIA y también la más importante es que todo aquel que pertenece al sistema tiene derecho a pertenecer. Nadie puede ser excluido.

¿Qué significa esto a nivel individual?  Significa que todos aquellos que pertenecen mi familia han de tener un lugar en mi corazón. 

Cuando alguien queda excluido, el sistema pierde su equilibrio y recurre a mecanismos de compensación que a veces solo crean más desorden.

¿Por qué y cómo excluimos a otro en la familia?

Puede ser que su comportamiento sea una deshonra según los valores familiares, entonces no se habla de él; también puede ser que alguien haya fallecido en circunstancias trágicas y se le haya olvidado porque su recuerdo causa demasiado dolor, a veces los excluidos son niños que han fallecido tempranamente o incluso niños no natos.

La 2ª ley El Orden la Prevalencia y Jerarquía  es que los sistemas se organizan jerarquicamente de modo que el miembro que llegó antes tiene prioridad sobre el que llegó después. También es importante la función que desempeña, un miembro cuya función es más importante para la supervivencia o el mantenimiento del sistema tiene prioridad.

Este sería el caso de los padres, ellos tienen prioridad sobre los hijos, y así debe de ser para que todo funcione. 

La 3ª ley es la necesidad de equilibrio entre dar y recibir en las relaciones. Cuando alguien nos da  algo sentimos en nuestro interior la necesidad de compensar, de devolver. Así si alguien nos hace un regalo, sentimos el deseo de darle algo también, pero así como ocurre con lo positivo ocurre también en lo negativo. Si alguien nos hace un mal, también sentimos la necesidad de devolverlo y de esta forma creamos nuestro intercambio, no se disuelve la relación por ello, la relación se disuelve cuando ya no hay intercambio.

En el caso de los hijos con respecto a los padres es distinto: los padres dan, dan, dan, dan continuamente. Y ¿Qué puede hacer el hijo? Tomar, tomar, tomar. ¿Podrás devolver algún día todo lo que ha recibido? No, pero sí podrá darlo a otros, a sus hijos si los tiene y a su comunidad.

El desequilibrio entre dar y recibir surge cuando alguien da más de lo que recibe o cuando alguien recibe tanto que se siente incapaz de devolver algo equivalente, o cuando alguien es incapaz de tomar del otro…

Cuando estos órdenes son respetados el amor puede fluir libremente, sin obstáculos, entonces todo es más ligero, y sentimos que nuestras raíces nos mantienen fuertes y estables a través de las dificultades que vamos encontrando a nuestro paso en la vida.

viernes, 24 de julio de 2015

miércoles, 8 de julio de 2015

Ana Muñoz Merino Directora General del deporte

Ana Muñoz Merino, quien ha impulsado la aprobación por unanimidad, a finales de junio de este 2013, de la nueva Ley Antidopaje, es una persona de confianza de Miguel Cardenal y no compaginaría su cargo en la AEPSAD con la Dirección General del CSD.
Nacida en Valencia de don Juan (León), Muñoz, de 49 años, fue nombrada como responsable de la extinta Agencia Española Antidopaje (AEA) en abril de 2012. Es Licenciada en Derecho y Doctora cum laude por la Universidad de Navarra y Premio extraordinario de doctorado en el año 1991, por su tesis doctoral sobre 'El Delito de Contrabando'.
Catedrática de Derecho Financiero y Tributario por la Universidad de Cantabria (1999), desde 2004 es Vocal del Tribunal Económico-Administrativo Municipal del Ayuntamiento de Madrid. Su experiencia en la gestión pública se ha desarrollado, además, como Directora de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva en los Ministerios de Ciencia y Tecnología y Educación y Ciencia, y asesora parlamentaria del Secretario de Estado de Política Científica y Tecnológica.
Ha formado parte del Consejo para la Defensa del Contribuyente, y del Consejo Asesor de la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP).
Durante su trayectoria profesional también desempeñó puestos de responsabilidad en la empresa privada como Directora General de Publicaciones de Editorial Aranzadi en la etapa de creación de revistas como Derecho del Deporte, fue la creadora y primera Directora de diversas revistas científicas en el ámbito fiscal, tales como Quincena Fiscal y Tributos Locales; miembro del Consejo de Redacción de Revista de Derecho de las Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías, y miembro de la Asociación Española de Asesores Fiscales.

sábado, 4 de julio de 2015